Buscar
Rafael Valdivielso

Krautrock o cómo Alemania marcó el ritmo de la música electrónica

Los alemanes siempre ha sido una cultura que ha ido a su puñetera bola y en la música no iban a ser diferentes. Estos muchachos aburridos de imitar las canciones que provenían de Reino Unido y Estados Unidos a finales de los años sesenta, una nueva generación de músicos se alejó de las influencias extranjeras para crear un sonido local influenciado por su gran tradición clásica y la electrónica de Stockhausen. Pues hoy podemos decir que sin su aporte no se podría entender la música house y techno o el arte de Joy División, New Order y Depeche Mode. ¿Cuál es su historia?

El término krautrock designa al género de música popular formado por una generación de bandas de tendencia experimental surgidas en la República Federal Alemana a partir de 1968.

Generalmente, se considera terminado en 1977, año en el que surge el punk, aunque muchos grupos continúan existiendo durante la década de los ochenta, y algunos, como Faust o Amon Düül II, siguen tocando en la actualidad.

Tangerine Dream.

Por extraño que parezca, el término krautrock viene de tierras inglesas. En los años setenta en Reino Unido cierta germanofobia seguía latente tras la Segunda Guerra Mundial.  Edgar Froese cuenta cómo cuando Tangerine Dream fue a dar un concierto a la Catedral de Coventry se encontraron con un cartel que ponía lo siguiente:

«Hace cuarenta años venían a bombardear el lugar. Ahora vienen con sus sintetizadores» (Whaley, 2009,).

Kraut significa “repollo” en alemán. Los soldados británicos llamaban despectivamente krauts a los soldados alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

El término krautrock tenía una connotación peyorativa, burlándose de los músicos alemanes en, desde la percepción de la crítica musical inglesa, un intento fracasado por tocar rock, percepción que era en parte fruto de una dificultad de los críticos ingleses tenían por comprender los valores estéticos de los músicos alemanes y de una germanofobia todavía existente tras la Segunda Guerra Mundial.

Klaus Schulze.

Hoy día el menosprecio de esta etiqueta se ha perdido casi completamente y muchos fans defienden la etiqueta con orgullo. El krautrock fue el símbolo artístico perfecto de las ganas del pueblo alemán por superar las aún recientes heridas de la Segunda Guerra Mundial, así como de la necesidad de la juventud alemana de explotar un nuevo renacer cultural, social e identitario.

Con todo lo que te he contado puede que el término krautrock no te suene demasiado. Aun así, es altamente probable que entre los últimos sonidos que emite tu dispositivo móvil, radio, o plasma, se encuentren indudables reminiscencias de este –aún para muchos- desconocido género musical de origen germano.

Si seguimos rebuscando encontramos a Brian Eno, ex de Roxy Music, creador multifacético y productor de algunos de los álbumes más aclamados del rock y pop contemporáneos, uno de los ritmos más importantes del siglo XX. Además, teníamos el afrobeat de Fela Kuti y el funk de James Brown. Y luego el narcótico ritmo motorik de Neu!, una de las bandas más representativas del krautrock en los 70.

Esta escena experimental o kosmic musik, un producto de la Alemania Occidental de posguerra, fue el aire fresco del cual se alimentó el siempre adelantado a su tiempo David Bowie para producir su célebre trilogía de Berlín (Low, Heroes y Lodger).

Como bien supieron ver Eno y Bowie, entre las bandas de la escena krautrock habían algunas que poseían «algo» más que postureo artístico: si no fuera por ellas, géneros como el hip hop, el tecno, el ambient o el post rock tal vez nunca habrían sido posibles o, al menos, no se habrían desarrollado tal como los conocemos.

Lo que con los años se daría por denominar «movimiento krautrock» fue un grupo selecto de artistas que actuaron de forma simultánea, pero en ciudades distintas, como Berlín (Tangerine Dream y Cluster), Hamburgo (Faust), Múnich (Popol Vuh), Colonia (Can), Düsseldorf (Neu! y Kraftwerk) y en comunas artísticas suburbanas (Amon Düül II).

Y llegamos a ‘Trans Europe Express’, el disco que marcó un antes y un después en la música electrónica. Fue un dúo de Düsseldorf el que cambió el rumbo de la electrónica con el álbum ‘Autobahn’. En 1974,

Kraftwerk encontró el componente rítmico esencial para que su arte trascendiera en el tiempo y creara una corriente que sobrevive en nuestros días bajo el nombre de música techno. No se puede entender el nuevo álbum de Depeche Mode o Jarre, o a DJ´s como David Guetta, Tiësto o Paul Van Dyk, y ritmos como el dance, trance y electro pop sin la influencia de la música electrónica alemana de los sesenta y setenta.

Disco ‘Trans Europe Express’ de Kraftwerk.

Por todo lo comentado anteriormente podemos decir que el influjo de dichos grupos ha sido fundamental en la música rock y pop de las últimas cuatro décadas. La música electrónica y prácticamente todas sus ramificaciones, incluido el hip hop, están en deuda con Kraftwerk.

El rock experimental desde PiL hasta el noise de Sonic Youth, desde Stereolab, pasando por Pavement o Tortoise, o incluso grupos españoles como SupercineXcene tiene como referentes a Can y Neu!. Brian Eno y David Bowie se inspiraron en Harmonia, Cluster y Tangerine Dream para hacer discos que ayudarían a difundir la nueva música alemana entre la generación pospunk, influenciando tanto a The Fall como a OMD. Entre los ejemplos más recientes podría citarse tanto a LCD Soundsystem, Deft Punk, Kavinsky, Air, Jean Michel Jarre, como a The Horrors, The XX y a Toy…

Podemos acabar diciendo que esta música extraña sin la cual, el rock y el pop contemporáneos no serían tal y como los conocemos. Además de la impronta de Angela Merkel, Alemania marcó el ritmo sonoro de Europa, incluida a la Union Jack por más que les pese a ellos.

Discos de referencia:

Amon Düül II: Yeti (1970)

Neu!: Neu! (1971)

Can: The future days (1973)

Harmonia: Mukik von Harmonia (1973)

Tangerine Dream: Rubycon (1975)

Cluster: Zuckerzeit (1974)

Faust: IV (1973)

Kraftwerk: The man machine (1978)

La Düsseldorf: Viva (1978)

Ashra: New age of earth (1977)

Etiquetas

Noticias Relacionadas

Eugenio Rodríguez
José Ángel Ibáñez Zapata
Andrés García Tornero
Sabino Ramiro
Eugenio Rodríguez