Buscar

La Fundación Franz Weber censura que Linares destine recursos públicos a una escuela taurina

La organización internacional considera una "irresponsabilidad" mantener estas actividades dirigidas a niños y niñas

Por:Javier Esturillo
Plaza de toros de Linares.

La Fundación Franz Weber, una organización ecologista con base en Berna (Suiza), ha censurado este miércoles el apoyo que el Ayuntamiento de Linares pretende prestar a una escuela taurina, dotándola con 10.000 euros de los presupuestos municipales de 2024 mientras cientos de familias de la localidad tienen dificultades económicas.

En una nota, la organización internacional propone que esta partida se dedique al refuerzo de las becas comedor, con especial incidencia en las niñas y niños de familias con menores recursos, o a la financiación de actividades extraescolares, favoreciendo la conciliación familiar y la integración psicosocial de estos grupos poblacionales.

Los naturalistas añaden en el comunicado otro argumento: El Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas ha realizado recomendaciones contrarias a estas infraestructuras taurinas en los últimos años. En 2018 pidió al Estado español evitar la participación o presencia de niños y adolescentes en la tauromaquia, con un texto muy claro al respecto.

En esta línea recuerda parte de ese escrito. «Para prevenir los efectos nocivos para los niños del espectáculo de los toros, el Comité recomienda que el Estado parte prohíba la participación de niños menores de 18 años como toreros y como público en espectáculos de tauromaquia.”
En agosto del pasado año el organismo de expertas y expertos incluyó una referencia similar en el Comentario General número 26, en su apartado G) sobre el derecho a no sufrir ningún tipo de violencia”, dirigido a todos los Estados parte.

Así, añade: “Los niños deben ser protegidos de todas las formas de violencia física y psicológica y de la exposición a la violencia, como la violencia doméstica o la infligida a los animales«.

La fundación señala que los menores, con tan solo 14 años, pueden participar en las llamadas “clases prácticas”, donde «ejercen la tortura de bóvidos machos de corta edad, o bien hembras, integrándolos ya en un circuito donde se justifica el maltrato animal con un presunto interés tradicional o cultural».

Para los naturalistas resulta «preocupante el uso que parecen hacer las administraciones de los recursos públicos, promoviendo que chavales puedan maltratar animales y exponerse a riesgos de carácter médico-sanitario para perpetuar una actividad que recibe un importante rechazo de la ciudadanía», remata.

Además, recuerda que como formación no reglada «tampoco ofrece una salida profesional real ni digna», sabiendo que «existen numerosos ciclos formativos homologados en diferentes ramas que darían un empleo digno, no el de matar novillos o toros en plazas», concluye el comunicado.

3.7 3 votos
Calificación de la noticia
Subscribe
Notificar
1 Comentario
Últimos
Primeros Más votada
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Mari
25 días antes

Que vergüenza

Etiquetas