Buscar

Linares, un año después del estallido social por la agresión de dos policías a un hombre y su hija

Los dos agentes se encuentran fuera de la ciudad mientras se fija el juicio por lo ocurrido el 12 de febrero del pasado año en la calle Espronceda

Por:Javier Esturillo
Enfrentamiento entre la Policía y manifestantes, un día después de producirse la agresión a un hombre y su hija.

Fue portada en todos los medios nacionales: Dos policías fuera de servicio propinan una brutal paliza a un hombre y a su hija. Ocurrió el 12 de febrero del pasado año, por la tarde, en una conocida cafetería de la calle Espronceda.

Al día siguiente de los hechos, que dieron la vuelta al país, se produjo un estallido social sin precedentes con cargas policiales, disparos con fuego real, varios heridos, entre agentes y manifestantes, y trece detenidos, dos de ellos menores.

Durante varias semanas, Linares fue el centro de atención de la prensa en un mes negro para la ciudad, que incluía el cierre de El Corte Inglés y Zara. Peor no podían ir las cosas.

Aquella brutal paliza de los agentes al hombre a plena luz del día y ante los ojos de numerosos viandantes, encendió una mecha de odio, rencor y rebeldía ante todo lo que estaba sucediendo.

¿Cómo comenzó todo?

El incidente entre dos policías nacionales y el hombre se inició a consecuencia de un roce trivial en la terraza de un bar. Al parecer, uno de los dos funcionarios se chocó de forma fortuita con el hombre a la entrada del local.

A partir de ahí se produjo un cruce de frases del tipo «choque de hombros. Gano por 1-0», a lo que el aludido respondió «pues a ver si quedamos un día para desempatar». Y, en ese momento, comenzó la agresión, en la que resultaron contusionados el padre y su hija, que terminó con los dos policías en prisión por decisión de la juez de guardia y una serie de altercados por toda la ciudad, donde trece personas fueron detenidas y cerca de una veintena de policías resultaron contusionados.

Todo el país fue testigo

En el material audiovisual difundido sobre la pelea por redes sociales lo vio todo el país. Se reprodujo como un bucle en todas las cadenas de televisión y en el se veía cómo varios hombres empiezan a dar golpes y empujones en plena calle a otro hombre, que acaba cayendo al suelo, donde sigue golpeándole.

El herido fue ingresado en el Hospital San Agustín con lesiones en la nariz y la córnea, y también resultó herida herida, aunque con menor gravedad, su hija de 14 años, quien salió en defensa de su progenitor para intentar parar la agresión.

Condena institucional

La Dirección General de la Policía mostró su «más enérgica condena» por la actitud del subinspector y el agente detenidos, y el Ayuntamiento condenó «enérgicamente la brutal agresión cometida» y exigió «que se actúe con contundencia contra una actitud que ensucia la imagen de un Cuerpo que siempre ha velado por la seguridad de los linarenses».

En libertad con cargos

El 18 de marzo la Sección Segunda de la Audiencia de Jaén decretó la puesta en libertad de los dos policías nacionales que se encontraban en prisión provisional desde 15 de febrero por su presunta implicación en una agresión a este vecino y a su hija de 14 años durante una pelea en la terraza de una cafetería y cuando estos no se encontraban de servicio.

El caso llegó a la Audiencia después de que el Juzgado de Instrucción de Linares encargado del incidente denegara en primera instancia la puesta en libertad de los dos acusados, por lo que sus defensas recurrieron a una instancia mayor.

En poco más de tres horas, el tribunal emitió un auto de once páginas decretando la puesta en libertad de los dos agentes que desde el 15 de febrero se encontraban internos en el centro penitenciario de Sevilla 1 por contar esta prisión con un módulo específico destinados a miembros de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Además de fallar la puesta en libertad, la Audiencia impuso a los dos agentes la obligación de comparecer en el juzgado de guardia los días 1 y 15 de cada mes, así como la prohibición de comunicarse por cualquier medio y de acercarse a la víctima, con la que deberán guardar una distancia de 200 metros.

¿Cómo se encuentra el caso?

El caso sigue en fase de instrucción y pendiente de que se fije el día del juicio, según informan a El Nuevo Observador fuentes de la acusación particular. Los dos agentes están suspendidos de empleo y sueldo.

Lo que se sabe ya desde de agosto es el sobreseimiento provisional y archivo de diligencias de investigación de una denuncia por uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía durante los disturbios del 13 febrero dos personas resultaron heridas por un arma de fuego disparada «por error» por los funcionarios.

En su auto, el magistrado del Juzgado Mixto número 1 de Linares reconocía que la violencia fue «inusitada» tanto por parte de los agentes como por parte de los vecinos que se concentraron ante la comisaría de la Policía Nacional de la ciudad y, después, ante los juzgados.

La protesta, que derivó en graves enfrentamientos, surgió de forma espontánea tras la detención ese mismo día de los policías que agredieron al hombre y a su hija de 14 años.

4.4 7 votos
Calificación de la noticia
Subscribe
Notificar
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Etiquetas